En esta ocasión hablamos con Laura Masachs sobre el sector del vino y de su experiencia trabajando durante tantos años en la bodega.

¿Cuál es tu trabajo en la bodega?

Llevo 10 años trabajando en la bodega y a lo largo de este tiempo he ido realizando diferentes tareas y aprendiendo cosas nuevas de cada una de ellas. En estos 10 años, la bodega ha cambiado mucho y he ido adaptando mis funciones a las necesidades que han ido surgiendo.

Actualmente podría decir que realizo un trabajo transversal desde el equipo Directivo que formamos Joan, Àlex y yo. Superviso parte del trabajo que se realiza en los distintos departamentos y áreas de la empresa.

¿Cómo llegaste a la industria del vino?

Más que cómo llegué, se podría decir que he ya nacido en ella. Mi familia siempre se ha dedicado a este sector y nos ha hecho participes a todos los miembros de la familia desde muy pequeños.

Cuando era más joven, mi idea no era trabajar en la bodega familiar, pero desde el primer momento que me incorporé, sentí que estaba dónde yo quería. Poco a poco tanto mi trabajo como el hecho de desarrollarlo con mi familia, me ha ido motivando cada vez más a continuar aquí. Crecer en el ámbito personal y profesional en un sector que no deja de cambiar y crecer y dónde continuamente puedes ir aprendiendo cosas nuevas, es un reto y motivación constante.

Es una filosofía de vida y de trabajo que tiene algo especial, una esencia y un día a día que creo que no está presente en otros sectores.

¿Cuál es la parte más gratificante de trabajar en la bodega?

Para mí la implicación personal que tengo y el trabajar con mi familia.

Poder cuidar algo que creó mi bisabuelo y que continuaron mis abuelos, mi padre, mis tíos y primos tiene un valor enorme que me motiva a continuar.

¿Cuando eras pequeña, ¿qué querías ser cuando crecieras?

Siempre había querido ser profesora, y me formé para ello, es una vocación que no he descartado al 100% y que me encantaría en un futuro poder combinar. Aportando esos conocimientos en futuros proyectos de la bodega. Por ejemplo, integrándolos en la parte de enoturismo en la que estamos trabajando y tener una oferta pensada para transmitir a los más pequeños de una manera didáctica, significativa y divertida todo lo que sucede desde la viña en un territorio vitivinícola como es el Penedès.

Para una noche con amigas, ¿qué tipo de vino pondrías? ¿Y para una noche romántica?

Para una noche de amigas normalmente me decanto por un vino blanco joven, fresco con notas cítricas pero con un punto de intensidad y cuerpo que acompañe la copa.

Prefiero no quedarme con una misma opción e intentar probar vinos nuevos.

Para una noche romántica, me quedaría con un cava con una crianza media (Cava de Guarda Superior Reserva) con algún toque sorprendente cómo por ejemplo un Cava La Mitica Brut Nature o el Cava Carolina

¿Qué perfil de vinos te gusta más y qué vinos nunca faltan en tu casa?

Me gusta probar vinos nuevos, peculiares y con personalidad. Pero en mi casa nunca faltan vinos con un perfil más clásico, para mi es una opción que casi nunca falla.

¿Alguna variedad que te apasione especialmente? 

Mi debilidad es el Xarel·lo. Me quedo con su frescura, su carácter frutal y su versatilidad para ser disfrutado cómo vino joven, espumoso o vino con crianza.

¿Hay alguna región vinícola que te encantaría explorar?

En mis planes a corto plazo está visitar y conocer las zonas vinícolas de Portugal.

¿Qué crees que necesita el vino español para mejorar su reputación en los mercados internacionales?

Desde el punto de vista de calidad estamos muy bien, hay muchas y grandes opciones en vinos tranquilos, espumosos y generosos, con una gran relación calidad-precio. Lo que sí creo que hay que mejorar es la comunicación que se hacen de ellos para poder transmitir su valor, sus peculiaridades y su personalidad a los mercados internacionales.

La mayoría de bodegas creo que están haciendo un buen trabajo para trasmitirlo a sus clientes pero necesitamos un apoyo por parte de las Denominaciones de Origen, instituciones y gobiernos para que ellos también transmitan de una manera adecuada, fácil y adaptada a las nuevas tecnologías, los distintos canales de comunicación y a diversos públicos.

¿Actualmente qué dirías que es lo más interesante para ti de lo que está ocurriendo en la industria del vino?

A nivel local una de las cosas más interesantes que están pasando es la apertura generalizada de las bodegas a su público con actividades y “wine bars”. Me parece una propuesta muy positiva, además de un plan perfecto como “winelover” para poder disfrutar del entorno, de propuestas que unen gastronomía y cultura con una buena copa de vino.