josepmasachs.com

La visión

Nuestro bisabuelo, Josep Masachs Llorach, era propietario de viñedos en Vilafranca del Penedès ya en 1920. Fue uno de los pioneros de la zona en la producción de vinos tranquilos, que elaboraba para consumo de familiares y amigos. Con el tiempo fue adquiriendo más viñedos, algunos de ellos situados en la histórica Montaña de Sant Pau, una zona con gran riqueza paisajística y suelos variados.

La profesionalización

Su visión inspiró a nuestro abuelo, Josep Masachs Juvé, a continuar con la elaboración de vino. Él hizo de esta afición de su padre, una profesión y convirtió su casa, conocida por todos como Cal Cabanyes, en su centro de elaboración. Aquí es donde empezamos a elaborar espumosos de manera totalmente artesanal y en familia.
En 1950 vio la luz nuestro primer cava etiquetado (Champán o Xampany en aquella época), bajo el nombre Les Cabanyes y acompañado del emblema de la familia. El escudo de Masachs simboliza la tierra, además de otras características que enriquecieron a nuestros antepasados como el vigor, la alegría y la amistad. El distintivo perfecto para representar nuestros espumosos. Hacía los años 60 se deja de elaborar vino en las casas y de utilizar medios de tracción animal, los agricultores introducen la mecanización y se empiezan a ver los primeros tractores por la zona.

El esfuerzo

En 1977 la siguiente generación coge las riendas del negocio familiar con fuerza, Josep y Joan Masachs Painous ponen todo su esfuerzo en dar a conocer el producto que los ha visto crecer. A su vez, Vilafranca también ha ido creciendo y muchas de las zonas de viñedo son ya viviendas. Se decide abrir unas oficinas en la Calle Ponent desde donde se comercializan nuestros cavas.
En 1980 los hermanos dan a conocer una nueva línea de cava, Louis de Vernier. Poco a poco su calidad es reconocida en el mercado nacional y más tarde en el internacional. En 1984, justo antes de la vendimia, nace la primera hija de Josep, Carolina, y se crea un coupage especial en su honor utilizando por primera vez uvas de la variedad Chardonnay cultivadas en algunos de nuestros viñedos.

El atrevimiento

En el año 1985, este par de jóvenes empresarios se propone ampliar la producción y para ello compran la finca de 40 hectáreas Montsarra, situada en Torrelles de Foix. Allí se construye una cava subterránea manteniendo el estilo de las masías catalanas y se plantan viñas de las tres variedades clásicas del cava: Macabeo, Xarelꞏlo y Parellada.
Tras una larga crianza, el cava Carolina ve la luz y se empiezan a comercializar vinos tranquilos de variedades locales y foráneas. A partir de aquí, la vendimia se alarga desde finales de Agosto hasta mediados de Octubre, atendiendo al momento de madurez de cada variedad que luego se elabora por separado. Se trabaja tanto con viñas en propiedad como en arrendamiento a largo plazo.

El carisma

En el presente, la cuarta generación de la familia ha llegado con una mentalidad abierta e innovadora.
Bajo la atenta mirada de Joan Masachs y dirigidos por Alex Ruíz Masachs  trabajador, inquieto y creativo con dilatada trayectoria en enología y amplia experiencia en ventas a nivel internacional – se han reinterpretado los valores familiares para transmitirlos a través de productos más respetuosos con el medioambiente.
Con presencia comercial en continuo crecimiento nacional e internacional, seguimos siendo en esencia una bodega familiar donde las funciones se mezclan y cada persona participa en distintas tareas según su perfil. Con los años nos hemos sabido rodear de un buen equipo de profesionales que nos completa tanto en la parte técnica como comercial.

El espíritu

La constancia es el valor que nos ha permitido marcar la diferencia a lo largo de estos 100 años de recorrido y nuestra pasión nos lleva a ser cada día más perfeccionistas. Buscamos la calidad de nuestros productos, elaborados con variedades autóctonas que nos permitan expresar la singularidad de cada zona. En la actualidad, ésta búsqueda nos ha llevado a apostar por proyectos más allá del Penedès, elaborando vinos y cavas con un carácter especial, llenos de matices y fáciles de disfrutar.